Limbo

Nunca me gustó escribir en lugares “públicos”. La pregunta “qué haces?” o “qué escribes?” siempre se repetía hasta el cansancio. No me era posible concentrarme y terminaba cerrando la computadora abruptamente para evitar que los ojos chismosos leyeran antes de que hubiera terminado.
Ahora mismo me encuentro en la oficina. Decidí hacer una excepción por desesperada. Tiene meses que no escribo nada. Llámenle desidia, ausencia de disciplina, falta de inspiración, flojera… No importa. Escribo esto como una llamada de atención a mi misma. Me he centrado tanto en mis “problemas” de adolescente que no reconozco el valor de las experiencias que podrían traducirse en material para este humildísimo (por no decir insignificante) blog.
El otro día, mi papá me enseñó un libro que le fue dedicado. La autora es una periodista especializada en investigación de narcotráfico, que no llega a los cuarenta años y tiene ya varios premios en su haber, además del prestigio que sólo se gana a pulso y a través de los años.
Me sentí inútil, frustrada y enojada. Yo ni siquiera le tiraba tan alto. Yo quería escribir de música, de cultura, de arte. No he sido capaz ni de encontrar un buen nombre para este espacio, que es mio y que está tan descuidado…

Termina la llamada de atención. Comienza la acción. 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s