Archivo de la categoría: Popular culture

50/50

Siempre he pensado que una de las grandes ventajas de ser mujer es el derecho a ser cursi. Llorar con películas de Disney, atascar el cuarto de color rosa, pintar corazoncitos en los cuadernos, mandar notitas a la menor provocación y tener serias revelaciones de vida a consecuencia de momentos que otros considerarían insignificantes.

Ayer experimenté esto último mientras disfrutaba de “50/50”, película de Jonathan Levine que retrata los cambios en la vida de Adam (Joseph Gordon-Levitt), un joven de 27 años que es diagnosticado con cáncer.

El impacto ocurre poco después de iniciada la película, y resulta sorprendente, además de agradable, que el personaje principal no sufra una transformación inmediata, (y ya muy vista) en la que pretenda comerse al mundo en el tiempo que le queda de vida. Más apegada a la realidad, la historia se desarrolla con buen ritmo, y muestra de forma ligera pero creíble las reacciones de aquellos que rodean a Adam, destacando  el mejor amigo, Kyle (Seth Rogen), quien escupe toscos chistes en las situaciones más sensibles, y Katherine (Anna Kendrick), joven e inexperta terapeuta que incomoda invariablemente a su nuevo paciente gracias a su torpeza y nerviosismo.  

Vale la pena mencionar el soundtrack, pues resulta muy adecuado además de emocionante, con temas como “High and Dry” de Radiohead, “Yellow ledbetter” de Pearl Jam y la clásica “To love somebody” de los Bee Gees.

Con la dosis adecuada de romance, comedia y drama, “50/50” se perfila como una de las imperdibles para este febrero. Véase acompañada de los respectivos pañuelos desechables, palomitas jumbo y hombre grandote* a quien abrazar cuando llegue el desenlace de esta linda película, que definitivamente me puso a reflexionar sobre lo que he estado haciendo mal con mi vida.

* Si son chaparritas (os), pueden conseguirse a un hombre /mujer de menor tamaño.

 

2 comentarios

Archivado bajo Cine, Personal, Popular culture

Café Tacvba en el Infield

Los años pasan y Café Tacvba sigue llenando el foro que se le dé la gana. Fanáticos de la vieja guardia y “nuevas adquisiciones” por igual, se dan cita en todos y cada uno de los toquines de esta banda que desde hace mucho forma parte de la cultura popular mexicana. A pesar de que los hayas visto decenas e incluso cientos de veces, los Tacvbos siempre logran sorprender. Este concierto, el último que ofrecerían en un año, no fue la excepción.
Llegué temprano al Hipodrómo de las Américas para agarrar buen lugar. Afortunadamente, aún había mucho espacio y con toda calma me instalé en el pasto artifical para escuchar a los Huicholi Brothers, una de las bandas abridoras que fue bien recibida por el reducido público que estaba poniendo atención. Cantos ceremoniales, caracoles, tambores y sonidos estirados al infinito dieron el toque místico a la tarde, cuando aún faltaban un par de horas para el acto principal. Con temor de caer en clichès, me atrevo a calificar el sonido de los Huicholi como “interesante” y bastante “pacheco”, de buena ejecución y mucha entrega, sin olvidar los esfuerzos que esta agrupación realiza por retomar, difundir y enaltecer las costumbres de sectores indígenas que no dejan de luchar por sobrevivir con autonomía. Después de presenciar este acto considerablemente distinto, llegó el turno de los Esquizitos, banda que convocó a más personas pero que dejó que los ánimos se entibiaran rápidamente. Su participación fue bastante floja, pero breve, además de divertida, por lo que no fueron blanco de proyectiles o chiflidos.
Una vez que terminaron, la gente comenzó a arremolinarse alrededor del escenario, con evidente ansiedad y emoción. Ahora sí, no había de otra más que esperar, mientras observaba con impaciencia a los roadies que conectaban y desconectaban equipo, hacían pruebas de luces y sonido y aguantaban la carrilla de la banda.
Para sorpresa de todos, mientras se alistaba el escenario, Rubén realizó varias intervenciones con el micrófono, para que representantes de  las organizaciones* que fueron apoyadas por Café Tacvba, pudieran dirigirse directamente al público. La mayoría se limitó a agradecer los esfuerzos conjuntos de la agrupación y los seguidores que acudieron al concierto, cuya taquilla sería donada en diferentes porcentajes a estas causas tan diversas. Destacó Ofelia Medina, quien visiblemente conmovida, se deshizo en agradecimientos y mentadas de madre hacia los tacvbos y al gobierno, respectivamente.
Finalmente, después de casi una hora de espera, las luces se apagaron y el bramido del público no se hizo esperar. Luis Ledezma, Quique, Joselo, Meme y Rubén tomaron sus lugares mientras la gente enloquecía en espera de la primera canción.
Una luz cegadora se prendió al mismo tiempo que sonaban las inconfundibles notas de “El borrego”, en lo que fue uno de los arranques más macizos de toda la historia del Café Tacvba (ustedes perdonarán la cacofonía, pero “macizo” es la única palabra que me parece adecuada). Esta primera descarga de adrenalina y euforia, se alargó cuando ligaron la rola ya mencionada con “Pinche Juan”, canción que estábamos acostumbrados a escuchar en el cierre de las tocadas, y la sorpresa fue todavía mayor cuando inmediatamente después comenzó a sonar “No controles“, otra pieza de mucho poder que fungió como “fin del inicio”.
Con los ánimos hasta el tope,
“Alármala de tos” y “Rarotonga” fueron igualmente coreadas y bailadas, para darle paso a canciones del Cuatro Caminos; “¿Qué pasará?”, “Recuerdo prestado” y “Puntos cardinales”.  Al terminar este mini popurrí, la locura se apoderó de los presentes, pues Meme comenzó a tocar las primeras notas de “El baile y el salón”, por lo que el ya famosísimo Paparaparaeueooooo no se hizo esperar. Aunque sin duda fue un momento memorable de la noche, para esta humilde fan, lo verdaderamente bueno vino después, cuando comenzó “Metamorfosis”, interpretada a la perfección y con una gran carga emotiva que creció cuando la conectaron con “Tengo todo”, otra de mis favoritas.
Al finalizar éstas, Rubén le dedicó unas palabras de aliento y cariño a Gustavo Cerati, en cuyo honor se preparó un cover de “Juegos de Seducción”, coreado por pocos pero aplaudido por todos, pues fue notorio el disfrute de los tacubos mientras lo ejecutaban. La noche continuó con “Déjate caer”, y cientos de gorritos de Gallo Gass fueron colocados de manera pertinente para hacer el ya clásico baile que acompaña a esta canción, original de Los Tres. “Volver a comenzar” fungió como un descanso para todos, pues al iniciar “Las flores”, no hubo una sola persona que no bailara, brincoteara o se desgañitara de principio a fin. El maestro Alejandro Flores hizo la primera aparición de la noche para interpretar “La Huazanga”, pieza formada por coplas que se disfrutó enormemente. Después de esta bonita canción, los tacvbos continuaron con puro clásico: “Ojalá que llueva café”, “Esa noche”, “María”, “Cómo te extraño” y “El puñal y el corazón”, rola que puso a todos a sacarle brillo al pastito y con la que se despidieron por primera vez.
La lluvia llegaría en cualquier momento pero aún faltaba mucho por oír, así que pocos minutos después los tacvbos regresaron con otra GRAN canción, “Encantamiento inútil”. Para el final de la misma, las primeras gotas de agua se dejaron caer pero no lograron ahuyentar a los miles de fanáticos que pedían más. Cuando comenzó “El espacio”, a todos se les olvidó el clima para cantar con el corazón, en otro momento emotivo de la noche. Ya con lluvia constante y sonante, “Agua” fue la canción ideal, seguida de “Eres”, que enloqueció a enamorados y malqueridos por igual, además de ser una de las interpretaciones más sinceras de Meme, que cantando bajo la lluvia afirmó su estatus de símbolo semisexual entre las chicas. Una vez pasado el intermedio romántico, la fiesta volvió al Infield del Hipódromo con la Chilanga Banda” y gritos de “puto el que se vaya”, al ver que el agua arreciaba cada vez más. El concierto continuó con “La ingrata”, “La Chica Banda” y “El ciclón”, y cuando se escuchó nuevamente la explosión de “Pinche juan”, muchos creímos que la noche había llegado a su fin, sin embargo, “Las persianas” nos indicaron que estábamos equivocados. El fin de la Infancia” puso a bailar a todos y ahora sí, los tacvbos se despidieron empapados con “Bar Tacuba”.

A pesar de la lluvia y de las fallas técnicas que se presentaron a lo largo del concierto (y la ausencia de “Las batallas”), Café Tacvba triunfó como siempre, demostrando una vez más que se han ganado a pulso el calificativo de “la mejor banda de México”. Las miles de personas que acudimos esa noche, abandonamos el Hipódromo de las Américas** chorreando y sonrientes, con la satisfacción que te da el ver a alguien de tu familia haciendo bien las cosas, pues a esta banda la hicimos nuestra desde hace mucho tiempo.



(Fotografías de Terra, todos los derechos reservados, blablabla)

*Estas son las organizaciones que la agrupación apoyó:

  • AJAGI (Asociación Jaliscience de Apoyo a Grupos Indígenas): Busca la difusión de un proyecto de una preparatoria huichola de Sta. Catrina Cuexcomatitlan, que lucha contra la construcción de una carretera en su territorio y la devastación ecológica que causará.
  • INNN: Instituto Nacional de Neurologia.
  • CAMINO ROJO: Impulsores y protectores de la culturas indígenas.
  • LAURELES IAP: Brindan apoyo a los niños de la calle y su educación.
  • PNA: Protectora Nacional de Animales. Difunde un proyecto para la construcción de un refugio de animales en Morelos.
  • SERAPAZ: Grupo que apoya la defensa de los presos de Atenco.

** A pesar de contar con pocos accesos y salidas, la organización dentro del Hipodrómo fue destacada y los baños portátiles también se llevan mención honorífica. Este espacio es adecuado para la realización de conciertos semimasivos.

1 comentario

Archivado bajo música, Popular culture, Rock, Uncategorized

Pop culture

Juanito, uno de mis amigos más cercanos, me contó que hace poco fue a un restaurante familiar acompañado de sus padres. En vista de que al lugar acudían muchas parejas con niños pequeños, los administrativos decidieron contratar a un payaso que entretuviera a los chamacos para evitar tanto escándalo.
Mientras Juan esperaba que le trajeran su platillo, el payaso se paró justo al lado de él para atender a un niño. Cuándo le preguntó qué figura quería, el escuincle le respondió -¿Sabes hacer a Michael Jackson?-.

JA! Cultura popular en su máxima expresión…

Deja un comentario

Archivado bajo Popular culture

El cuarto contacto

Poster de la películaEl fin de semana pasado se estrenó en cartelera el thriller “The fourth kind”, que fue escrita y dirigida por Olatunde Osusanmi, y que cuenta con las actuaciones de Milla Jovovich, Will Patton y Elias Koteas en los papeles principales.
La historia se desarrolla en un pequeño poblado de Alaska, Nome, donde existe un alto índice de desapariciones que no han sido resueltas, además de que gran parte de la población sufre de insomnio. Bajo estas condiciones, la Dra. Abbey Tyler (Jovovich) realiza una investigación con varios sujetos de estudio, los cuales coinciden en un detalle que llama la atención de la psicóloga, todos han visto a una lechuza que los observa fijamente cuando despiertan a mitad de la noche sin razón aparente. Después de realizar varias entrevistas y documentarlas en video, la doctora descubre alarmada que una vez hipnotizados, los pacientes entran en estados de terror y pánico, pero no son capaces de recordar ni explicar qué o quién les provocó esa reacción. Cuando Tyler experimenta en carne propia lo mismo que sus pacientes, decide llegar al fondo del asunto sin importar cuáles sean las consecuencias, encontrándose con algo que va más allá de lo humano y enfrentándose a la desaprobación del Sheriff (Patton) y a la incredulidad de su colega, el Dr. Campos (Koteas).
Al mismo tiempo, se puede conocer un poco de la vida privada de la doctora, cuyo esposo fue supuestamente asesinado, dejándola a cargo de dos niños con los que no mantiene muy buena relación.

La verdadera Abbey TylerAcostumbrados a ver a Jovovich en papeles de acción, su actuación dramática no resulta convincente, de hecho, se puede decir lo mismo de todos los involucrados en el filme, sin embargo, la película cuenta con elementos rescatables, principalmente, la novedosa manera en que fue realizada. Mezclando las grabaciones originales de la investigación con las dramatizaciones de los actores y los testimonios de la verdadera Dra. Tyler, cuya apariencia es alarmante, la cinta resulta visualmente atractiva y a ratos, atemorizante.  Aún así, el público puede sentir que al final, no se llega a ninguna conclusión importante ni se demuestra que seres extraterrestres hayan sido los causantes de las desapariciones y la psicosis de los sujetos de estudio, malogrando la premisa del thriller. En definitiva, “El cuarto contacto” no pasará a la historia del cine de ciencia ficción y se convertirá en otra película que crea gran expectativa por estar basada en hechos reales, pero que se muestra mediocre.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine, Popular culture

Las luchas

La primera vez que vas a las luchas es como otras “primeras veces”: emocionante, el ambiente está lleno de expectación y desconcierto. Desde las taquillas, en las que me di cuenta de dos cosas: a) los revendedores se apañan todos los boletos posibles y b) no es tan popular como se cree, al menos ese día los boletos de filas 1 a 5 estaban en $300! chin, nos tuvimos que conformar con preferente, de a cien pesitos.

Una vez adentro, la gente no puede esperar a que se apaguen las luces y el “maestro de ceremonias” suba al ring a presentar el primer encuentro. Al aparecer Tigre Blanco y Sombra de Plata los gritos y chiflidos no se hacen esperar. La porra de los técnicos es iluminada para que todos podamos ver quienes son esos que no dejan de tocar el tamborsote y que se pelean con los de enfrente: la porra de los rudos. Esa a la que le llega el turno de ser alumbrada cuando aparecen Puma King y Tiger Kid. Es imposible escuchar el nombre de los luchadores con el escándalo que se arma, pero afortunadamente, la arena cuenta con dos pantallas de gran tamaño donde se ve no sólo el nombre de los luchadores (acompañado por un gracioso video de sus poses más ¿rudas? ¿sensuales?) sino algunos de los anunciantes y el logotipo del Consejo Mundial de Lucha Libre.
El encuentro, como todos los de ese día, fue a dos de tres caídas. Los técnicos resultaron ganadores después de haber perdido la segunda caída frente a los rudos. En lo que comienza la segunda lucha, hay que aprovechar para comprar la cerveza bien fría y las palomitas con chile. Los cueritos están reservados para los más valientes. Por ser novata rechacé la adquisición de un vaso de este “manjar” con limón y chile, que otros pedían con singular alegría. Preferí irme a lo seguro, las palomas. No pasó mucho tiempo para que el maestro de ceremonias subiera al cuadrilátero a anunciar el siguiente encuentro, y a mi parecer, el más emocionante: Dark Angel, Lady Apache y Luna Mágica vs Amapola, Princesa Sugehit y La Nazi. Los asistentes enloquecen con Lady Apache, veterana de gran técnica y muy querida entre la afición. Los chiflidos y gritos de “¡pinche gorda!” no se hacen esperar cuando La Nazi (masacota de 1.80) sube al ring a mentar la madre a sus detractores. Dark Angel hace gala de su agilidad y juventud al entrar volando entre las cuerdas, saludando a su porra que no deja de gritar y tocar el tamborsote. Luna Mágica da risa: chaparrita y petacona, no es tan ovacionada como sus compañeras pero después descubriría que es la de mayor aguante. Princesa Sugehit, la única con máscara (una especie de pescado) también sube a mentar madres, común denominador de las y los rudos, que entre sus filas de seguidores cuentan con el mayor aficionado a la lucha libre: El rudo de rudos, viejito de quien no recuerdo el nombre, que ha asistido a todas y cada una de las luchas que se presentan en la Arena México desde que existe este deporte en el país y que hace sonar su campana (como de lechero) cuando algún rudo hace de las suyas en el ring. Por último entra el plato fuerte de este bando, Amapola, con un título en su haber que presume ante los presentes que la reciben con chiflidos y el puño levantado. Como siempre, las mujeres no se andan con rodeos, no habían terminado de presentar a la última cuando ya se estaban cacheteando, jalando de los pelos y gritándose cosas. Luna Mágica es la primera en intentar una llave pero elige mal a su contricante, La Nazi, que fácilmente, le dobla el tamaño y le triplica el peso. Sin demasiado esfuerzo, La Nazi hace volar a Luna Mágica por los aires, y no ha terminado de caer cuando Amapola y Princesa Sugehit ya le están dando patadas por partida doble. Pero Luna Mágica no está sola, Dark Angel y Lady Apache acuden a su rescate, propinando patadas y haciendo llaves con gran maestría. La primera caída la ganan las técnicas, pero las rudas contraatacan sin mostrar piedad alguna. Si Luna Mágica había volado en la caída anterior, en esta se la pasa en el piso. Lady Apache recibe una patada voladora en el pecho y recién se había levantado cuando ¡MADRES! otra igual que la hace revolcarse en una esquina del cuadrilátero. Princesa Sugehit y La Nazi toman a Dark Angel por las manos y las piernas y la hacen retorcerse del dolor al aplicarle la cuneta. Los aficionados rudos se emocionan, gritan ¡MÁTALA! ¡ACÁBALA! mientras que los técnicos le dan ánimo a sus luchadoras: ¡LEVÁNTATE! ¡NO TE DEJES!.

El marcador está uno a uno. Ha llegado el momento de la verdad cuando aparece una edecán con un letrero en sus manos que anuncia la “tercera caída”. La rechifla, tanto de emoción como de calentura por el cuerpo voluptuoso de la chica no se hace esperar. Sin duda, la mejor caída de todas. Dark Angel arrojándose cual tigre fuera del ring con tal de derribar a Princesa Sugehit, Luna Mágica cobrando venganza por la madriza que sufrió, hace gala de su ingenio y de alguna manera logra derribar repetidas veces a La Nazi. Lady Apache y Amapola se encuentran en un duelo a muerte (o casi) y la porra no se hace esperar: TAN TAN TAN ¡LA-DY! TAN TAN TAN ¡LA-DY! mientras que los rudos alientan a Amapola: ¡Pártele su madre!

Lady Apache logra realizar una llave tras otra, mostrando a todos porqué es la consentida de la afición. Amapola se retuerce de dolor, sale disparada como chancla vieja contra el público, regresa al ring sólo para recibir más golpes. Cuando todas las técnicas han subido al ring, los árbitros las declaran vencedoras. No podría estar más feliz, así que grito “¡Esa es mi vieja!” refiriéndome a Dark Angel y su técnica de resorte. Las rudas alegan que esto y que el otro, pero todos sabemos que el fallo es legítimo. Por segunda vez, los técnicos tuvieron la victoria.

MáscarasSe anuncia en las pantallas a Alex Koslov, y la histeria de las féminas no se hace esperar. El ruso, de muy buen ver, sube al ring y manda besos a discreción. Le sigue Valiente, luchador bajito y pesado poseedor de una máscara roja, que también recibe ovaciones y rechiflas. Por último aparece Mictlán, con mallón y máscara vistosos y un muy buen nombre. Del lado de los rudos aparece Dragón Rojo, poseedor del mejor cuerpo que haya visto en vivo y a todo color, Misterioso y Sangre Azteca. Este encuentro transcurre sin mayor emoción, mas que algunas llaves de gran dificultad y que seguramente causan mucho dolor y Alex Koslov bailando para todas nosotras. Después de empatar uno a uno, en la tercera caída los réferis declaran nuevamente que los técnicos vencieron.

La noche está cerca de su encuentro principal, pero antes, la semifinal de trios: Blue Panther, Marco Corleone y Dos Caras Jr. vs Villano, El Terrible y Texano.

Aquí sí los rudos hicieron honor a su nombre, y despojaron de su máscara a Blue Panther, que no tuvo otra opción que cubrirse la cara con su calzón blanco. Indignado, pidió el micrófono para retar máscara contra máscara al Villano, que provocó que los ánimos se encendieran cuando declaró “Acepto, como tu papa que soy”. Indignada, no pude más que gritar un tímido “buuuu” para después perder la pena y gritar “¡Ese güey es puto!”.

Las caídas transcurrieron entre costalazos, intentos por arrancar la máscara del Villano, Corleone recibiendo estoicamente golpes dados con las palmas abiertas y el Valiente, lanzándose fuera del ring con un mortal hacia atrás para acabar con la humanidad del Terrible. Por cuarta vez, los técnicos fueron declarados vencedores.

Ahora sí, la emoción estaba a tope y los ánimos muy prendidos cuando se escuchó “muero por besarte…” y la imagen del Místico apareció en las pantallas. El rugido de la afición fue ensordecedor, pero breve. No se compara con el griterío que recibió Dr. Wagner (WAGNER! WAGNER! o el Hijo del Perro Aguayo (Perro!, Perro!). Mister Niebla y Negro Casas completarían la tercia con el Místico para hacer frente a los Perros del Mal, en ese momento representados por los ya mencionados más Héctor Garza.

Tentada a comprar una pizza (PEPSAAA, PEPSAAA gritaba el señor) opté mejor por una “cheve”, no fuera la de malas que en una de esas me ahogara con la picsa al gritar de emoción. Entendí porqué el Místico ha tenido tanta difusión en los medios de comunicación, pero a la vez tiene menos hinchas en la Arena. Poseedor de gran técnica, mostró dos que tres llaves y vuelos espectaculares, pero terminó recibiendo una tranquiza por parte del Perro y Wagner. Mister Niebla y Negro Casas no pudieron hacer mucho para defender a su compañero, pero sí mostraron sus habilidades individuales.

A pesar de que fue el plato fuerte, los luchadores de este encuentro se quedaron cortos (o tal vez yo tenía demasiadas expectativas). Lo más impresionante fue el jale que tiene Dr. Wagner, que me pareció considerablemente mayor al que tiene el Místico. Al terminar el encuentro, donde otra vez fueron ganadores los técnicos, continuó el pleito fuera del ring, por lo que la gente se quedó a mirar como Wagner y Místico peleaban y este último defendía su máscara, que ya se le estaba cayendo. Después, sin que los que estábamos en preferente pudiéramos ver con claridad, todos los luchadores desaparecieron y la gente comenzó a abandonar la arena.

Salí con ganas de comprarme todo lo que había: minicuadrilátero con su paquete de luchadores de plástico, lleno de rebabas, máscaras de todos los luchadores imaginables, playeras de Perros del Mal, bandas para la cabeza del Místico, llaveros en forma de máscara, en fin. Sin embargo, tanta comilona nos dejó sin dinero.

Pero fue una gran experiencia que sin duda repetiré, esta vez con dinero suficiente para ver más de cerquita y de paso comprarme algún recuerdito.

Deja un comentario

Archivado bajo luchas, Popular culture

Hitler gets a Mac

The amateur video of the day has a lot of elements from popular culture. Using footage from a recent german movie, the author of the video presents the situation of Hitler getting a Mac (I just learned we shouldn’t use that term to refer to Apple computers, but anyway) and having lots of problems with it. So we have:

  • Hitler
  • Macs
  • The PC vs Mac controversy (hundreds of comments on how one is better than the other one)
  • The use of humor to transform a historical fact into an everyday life situation :)

Enjoy!

Deja un comentario

Archivado bajo History, Popular culture, youtube

57 states

The amateur video of the day is actually annoying, but it includes a compilation on lots of popular culture material (specially for americans, you know, from the United States?). I think it’s kinda scary too. You’ll see why.

Deja un comentario

Archivado bajo Popular culture, youtube